Botox o Toxina Botulínica

2017-08-27 Clínica Dr. Figueroa.

En la actualidad los pacientes buscan un aspecto natural en los tratamientos estéticos, sin signos de haber sido tratados. Nadie pretende ser 15 o 20 años más joven, sino que quieren mantener la expresividad de su rostro y parecer mas jóvenes para su edad, como consecuencia de un buen tratamiento estético.

¿Cuál es la utilidad del Botox en rejuvenecimiento facial?

Hoy en día la aplicación de Botox es uno de los tratamientos más utilizados a nivel mundial como técnica de rejuvenecimiento facial desde el punto de vista de la Medicina Estética.

Se utiliza para conseguir la mejoría de las arrugas de la piel, provocada por la contracción de algunos músculos faciales.

Además es uno de los mejores tratamientos estéticos para prevenir la formación de arrugas profundas.

¿Que ventajas tiene?

  • Ayuda a disminuir arrugas y líneas de expresión.
  • Brinda resultados naturales.
  • Es un tratamiento no invasivo, es decir, no quirúrgico.
  • Su aplicación es indolora y rápida.

El tratamiento con Botox es muy eficaz, seguro y cómodo para los pacientes que desean atenuar las arrugas que han aparecido en determinadas zonas de su rostro debido a gestos habituales como fruncir el entrecejo (entre las cejas), al reír y entrecerrar los ojos (patas de gallo), o levantar las cejas (arrugas horizontales de la frente).

La aplicación de Botox tiene una utilidad demostrada como técnica no invasiva de rejuvenecimiento facial, ya que es capaz de atenuar las arrugas producidas por la contracción de los músculos faciales.

¿Cual es el mecanismo de acción del Botox?

Explicado de una manera simple, para que se produzca la contracción muscular es necesario que los nervios que llegan hasta los músculos, les transmitan a estos músculos un impulso nervioso, como una corriente eléctrica.

La aplicación de Botox impide que este impulso nervioso llegue al músculo, de modo que no se puede contraer y provocar la arruga, así la relajación de estos músculos atenúa o disminuye las arrugas.

La aplicación es selectiva, es decir, solo a los músculos que uno le aplica el Botox, los demás músculos faciales siguen trabajando normalmente.

El Botox no produce ningún tipo de lesión, ni en el nervio ni en el músculo.

El efecto de la toxina es reversible a partir del cuarto mes y los músculos recuperan su función completa al sexto mes desde la aplicación. Por eso se recomienda una nueva aplicación a los 6 meses.

¿Cómo es el procedimiento?

Este no es un tratamiento de relleno cutáneo, no vamos a introducir ninguna sustancia que recupere volúmenes faciales, sino que el Botox se inyecta en forma líquida, una mínima cantidad por punto en cada músculo.

Estas infiltraciones o inyecciones se realizan mediante un pequeño pinchazo, prácticamente imperceptible, con una aguja muy fina.

Los efectos del tratamiento se observan al cabo de 4 días hasta las 2 semanas y son reversibles, con una duración aproximada de seis meses.

Además y no menos importante, los pacientes que se han aplicado Botox relatan una mayor confianza y seguridad, una mejora en su autoestima y por ende su calidad de vida.

Es necesario en algunos casos, combinar o completar el tratamiento con otros procedimientos estéticos como rellenos mediante el ácido hialurónico, mesoterapia, hilos tensores faciales o peelings.

Este procedimiento siempre debe ser administrado por profesionales calificados, con experiencia en el tratamiento y con el equipo apropiado.