Terapia Con Células Madres

2017-11-25 Clínica Dr. Figueroa.

El tratamiento con Células madre adultas autológas (tomadas del cuerpo del propio paciente), es un novedoso tratamiento médico estético que logra retroceder el reloj biológico mejorando los signos del proceso de envejecimiento.

Hay dos tipos de células madre; las embrionarias del feto y las células maduras o adultas, que son las que viven en el individuo y el cuerpo las utiliza para reparar cuando hay un daño.

Las células madre adultas son células no diferenciadas que se encuentran en tejidos y órganos y que poseen la capacidad de diferenciarse para dar lugar a células del tejido en el que se encuentran, por lo tanto se consideran células multipotenciales.

Las células madre se pueden obtener de médula ósea, como también se encuentran en sangre periférica, en pulpa
dentaria y en la grasa corporal.

Las células madre son aquellas células inteligentes que tienen grandes propiedades, son capaces de transformarse según el tejido donde se alojen (piel, pelo, huesos, tendones, etc.).

Con el correr de los años, los tejidos van perdiendo su capacidad de reparación y las células van agotando su vitalidad.

Esto determina la declinación de las funciones, el envejecimiento de los tejidos y la falla en algunos órganos de nuestro cuerpo.

El envejecimiento se produce por la disminución de los mecanismos habituales de reparación celular de los tejidos.

Nada hoy estimula más la piel que las células madre, se aplican cuando queremos retardar el envejecimiento cutáneo.

De todas maneras es importante recordar que no sólo se utilizan a nivel estético; de hecho, la importancia de las células madre va más allá.

Han tenido excelentes resultados en tratamientos para el área motora (huesos, tendones, músculos); también en patologías neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson); pulmonares (fibrosis pulmonar, asma), o infartos (cerebrales, traumatismos raquimedulares, cardíacos).

¿Cómo funciona el proceso completo de terapia con células madres?

Se pueden obtener más de 4 millones de Células Madre autólogas de sangre periférica, en 4 simples pasos:

Estimulación Celular
Administración subcutánea e indolora de un medicamento para estimular la movilización de las células madre. El medicamento lo compra directamente el paciente con receta médica a su nombre.

Toma de Muestra
Toma de muestra de sangre (60 ml) en centro especializado, a las 48 horas siguientes a la administración del medicamento.

La sangre procesada será la fuente de las células madre. El paciente debe evitar los fines de semana, para no exceder las 48 horas.

Entrega de Muestra
Entrega de una muestra de 6 ml con más de 4 millones de células madre al doctor tratante, después de 10 días de realizada la extracción de sangre. Una vez entregada, permanece refrigerada y debe ser aplicada dentro de las siguientes 48 a 72 horas. Este proceso es avalado por un Certificado de entrega de muestras, firmado por el tecnólogo médico del centro especializado.

Aplicación en el paciente
El procedimiento se realiza mediante la técnica de mesoterapia, que consiste en inyectar la muestra mediante múltiples inyecciones con agujas muy finas, bien toleradas por el paciente.

Las células madre se pueden aplicar en rostro y cuello en la misma sesión, una vez al año (dependiendo de la edad y estado de la piel del paciente).

¿Qué diferencia este proceso, de otros métodos de extracción de las células madre?

Este proceso de extracción es mucho más simple y económico en relación a otros utilizados para los mismos fines de recolección de células madre.

Otros métodos de extracción de las células madre autólogas utilizan punción y aspiración a nivel óseo, por ejemplo de la cresta iliaca, bajo anestesia local en quirófano y por medio de una jeringa se aspira el material necesario.

También se puede obtener de la grasa, a través de una liposucción en pabellón quirúrgico, con los costos asociados y las incomodidades del caso.

Como pueden ver, la extracción de Células Madre autólogas a partir sangre periférica es más simple, cómoda y segura para el paciente.

¿Cuál es la diferencia entre el plasma rico en plaquetas y la terapia con células madre?

El plasma rico en plaquetas –más conocido como PRP– y las terapias con células madre son dos modalidades actuales de la medicina regenerativa y estética que se están ofreciendo en clínicas a nivel mundial. Los pacientes e incluso los profesionales de la salud suelen confundir estos dos tratamientos.

El plasma rico en plaquetas (PRP) es un preparado autólogo (de la misma persona).

El PRP se realiza mediante la centrifugación de la sangre para separar el componente de plasma que contiene una concentración de plaquetas mayor. Una preparación de plasma rico en plaquetas debe tener entre 4 y 7 veces la concentración usual de plaquetas en sangre para catalogarlo como tal y para poder esperar beneficios terapéuticos.

La actividad biológica principal del PRP es debida a la liberación de los factores de crecimiento que se encuentran en los gránulos alfa de las plaquetas.

Cuando hablamos de terapia con células madre, usualmente nos referimos a tratamientos con células madre adultas, preparadas para uso autólogo y extraídas de tejidos corporales.

A nivel mundial, las terapias con células madre se están utilizando en casos estéticos y dermatológicos, casos ortopédicos, neurológicos, cardiovasculares y en condiciones autoinmunes, entre otros.

Estas células madre trabajan por varios medios, poseen capacidad inmunorreguladora, son capaces de secretar factores de crecimiento y también pueden diferenciarse en células específicas de múltiples órganos y tejidos.

La terapia con células madre es una terapia biológicamente más compleja y con mayor potencial terapéutico que el PRP.

Del mismo modo, existen diferencias en la preparación, las aplicaciones y los resultados de ambas alternativas.

La gran diferencia con el PRP es que este sólo aporta factores de crecimiento, en cambio, el tratamiento con células madre aportan células multipotenciales a la piel, con capacidad de diferenciarse o transformarse en el tejido que se necesite.

Pese a que presentan algunas similitudes, el plasma rico en plaquetas y las terapias con células madre son dos modalidades distintas. Se trata de terapias con diferencias, tanto en su composición como en su preparación y alcance terapéutico.