¿Miedo Al Dentista?

2017-01-20 Clínica Dr. Figueroa.

El miedo y la falta de información es una de las mayores causas para no consultar o abandonar nuestro cuidado bucal. Niños y no tan niños, padecen una aversión en muchos casos infundada, que afecta su salud dental, ya que en su mayoría sólo acuden al profesional cuando el dolor se hace insoportable.

El miedo es la percepción de un peligro, un temor real o supuesto que muchas veces está relacionado con la ansiedad. En la mayoría de las ocasiones, el miedo viene marcado por una experiencia traumática ocurrida en la infancia. Además del miedo al dolor, hay otras causas que provocan en el paciente ese rechazo a acudir.

¿Pero qué puedo hacer para superarlo?

Convierte el ir al dentista en un hábito natural en tu vida. No acudas sólo cuando ya no soportes una molestia. Al igual que ocurre con el médico de cabecera, es necesario hacerse un chequeo al menos una vez al año.

Pide toda la información que sea necesaria, ya que la desinformación sólo ayuda a incrementar el miedo. También es importante comprobar las certificaciones que tenga el profesional.

Como en cualquier tema de salud, la relación entre doctor y paciente debe ser de confianza y respeto. Sin duda, un procedimiento dental le preocupa a todos los pacientes.

Es importante preguntar las dudas y exponer sus preocupaciones antes de comenzar el tratamiento. Es relevante esta etapa ya que tu doctor te conocerá mejor y sabrá que necesitas realmente, y así le permitirá resolver tus problemas de mejor manera.

Si no entiendes las respuestas que da a tus preguntas, pídele que te explique en términos fáciles de comprender. Solicita por escrito las instrucciones o cuidados a seguir y pregunta si puedes encontrar más información sobre tu problema.

Lo más probable es que tu doctor ya ha visto antes situaciones como la tuya, así que por muy extraño que te sientas, tu doctor ya tiene experiencia en estas situaciones

Tu obligación consiste en hablar abierta y sinceramente sobre tus síntomas y preocupaciones, así como de las expectativas que tienes del tratamiento.

Recuerda que una buena relación con tu especialista es una valiosa herramienta para mejorar tu estado de salud y buscar las mejores alternativas de tratamientos.

Mi objetivo es llegar a tener una buena relación, de confianza y respeto, para que sientas seguridad.